sábado, 11 de agosto de 2012

¡Hip Hip Urra-o!

Un ejemplo de que la violencia no engendra violencia, es la historia de Rigoberto Urán, cuyo padre fue asesinado por los paramilitares, convirtiéndose como tantos en cabeza de familia siendo un menor de edad. Vale la pena leer sobre su lucha y como el deporte le dio un giro a su vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario