viernes, 18 de octubre de 2013

Plastilina y plastilina.

 

Como parte del primer simposio, Cartagena heroica con los animales, realizamos un trabajo de campo por el mercado de Bazurto en Cartagena junto con mis amigos animalistas Albeiro Ulloa, Andrés Matiz y Amanda Rodríguez, recorrimos la plaza para documentar algunos problemas de un sitio en el que tristemente conviven la basura y la comida de una forma aterradora.


Caminando por el sitio Andrés Matiz encontró un gatito botado en la basura, algo que según los vendedores era común en el sitio.



Hice el gato con su mano señalando para que mostrara el gatito muerto.


En el instante en el que ubique el gatito de plastilina en la basura, al lado del gatito muerto, sentí que se movía, no lo podíamos creer era como si el gato de plastilina estuviera señalando que el gatito de verdad estaba vivo, en ese momento mis amigos animalistas envolvieron en papel a nuestro salvado, para darle calor,  le limpiaron sus ojitos que estaban pegados, le dieron un poco de agua y lo llevamos rápidamente al evento en el que estaban varias fundaciones de animales que nos podrían ayudar.

  

la encargada de la fundación FRAD, la veterinaria Ingrid Hernández se encargo de nuestro gatito, le dio leche con una jeringa y fue increíble verle abrir sus ojos y el momento en el que empezó a ronronear.


Lo bautizamos "plastilina" y ahora junto con el gatito de plastilina que señalo que estaba vivo, hacen una gatuna pareja, una historia de vida de esas que lo dejan a uno marcado.


Nuestro mensaje NO BOTES VIDA A LA BASURA.

Ojos que no ven...